Salvavidas de hielo en Tijuana

El día sábado 18 de febrero a las 7 de la tarde estábamos mi hijo y yo haciendo fila afuera del Teatro Zaragoza en la calle 6ta del centro de la ciudad, a la espera de que abrieran las puertas para tomar nuestro lugar, al lado derecho del escenario donde tocaría Jorge Drexler en su gira Salvavidas de Hielo. El lugar se convirtió en el interior de una guitarra.

Concierto Drexler

Inicio para abrir apetito.
Movimiento inicio el recital…Somos una especie en viaje, no tenemos pertenencias si no equipaje.
Río abajomiro abajo y río, de (al) verme pensar : que yo soy el agua y tu la ley de gravedad.
AbracadabrasDejamos que el tiempo pase. Buscando dar a una frase esa fuerza misteriosa.
TransoceánicaDame calma y dame vértigo, ven a llenar mis pocas hora lúcidas.
12 segundos de oscuridad. Pie detrás de pie iba tras el pulso de claridad la noche cerrada, apenas se abría, se volvía a cerrar. La favorita de mi niño por la luz que semejaba a un faro.
Estalactitas. Supe que mordería la vida entera aquel anzuelo.
Universos paralelos. Mi anhelo no está mi anhelo se fue detrás de ti, siguiéndote.
Despedir a los glaciares. El tiempo que todo lo cura, también todo lo derrite. Un llamado para cuidar nuestro mundo, los glaciares se están derritiendo. 🙁

El momento íntimo.
Asilo (Ranchera creada en Tijuana). Abre tus brazos, cierra los conmigo dentro solo unas horas y luego cuando amanezca yo pondré una cafetera.
Salvavidas de hielo. Oda a lo efímero pero que dejan una marca muy fuerte
Sea. Lo que tenga que ser, que sea y lo que no por algo será. No creo en la eternidad de las peleas ni en las recetas de la felicidad.
Deseo. Mire donde mire, te veo.
Milonga del moro judío. Perdonen que no me aliste bajo ninguna bandera, vale más cualquier quimera que un trozo de tela triste.
Pongamos que hablo de Martínez. Creo que sabes que el regalo que me hiciste, me cambió la vida entera. Canción dedicada a Joaquin Sabina.
Alto el fuego. Me asusta, tu guerra, menos que el alto el fuego en tu corazón. Zamba argentina, homenaje a Alfredo Citarrosa.

Descenlace.
Bolivia. Y el pánico era evidente. Y todo lo presagiaba: El miedo ganaba cauce, abría fauces, vociferaba. Y entonces llegó del frío, en pleno glaciar hiriente, una insólita vertiente de agua tibia: Todos decían que no, Cuando dijo que sí Bolivia.
Free falling Homenaje a Tom Petty. Cantada por el vocalista de La Loba.
Antes. Antes de irme yo debo decir: yo también pensaba que era feliz. No entiendo como podía vivir antes.
La trama y el desenlace. Mi mano en tu cintura copiando a tu mano en la cintura mia. A paso lento, como bostezando, como quien besa al barrio el hilo pisando, como quien sabe que cuenta con la tarde entera sin nada más que hacer que acariciar aceras.
Silencio. Bésame ahora antes que diga algo completamente inadecuado. No hay que desperdiciar una buena ocasión de quedarse callado.

Bailar en la cueva.
Telefonía. Te quiero. Te querré. Te quise siempre. Desde antes de saber que te quería.
Bailar en la cueva. Y bailar, bailar, bailar, bailar! Me guías tu o yo te guío? Mi cuerpo al tuyo y el tuyo al mío.
La luna de Rasqui. Yo miraba la luna de Rasquí. Tumbado en la arena blanca. Y la luna me hablaba solo a mí. La luna me hablaba solo a mí.

Despedida.
Todo se transforma. Cada uno da lo que recibe y luego recibe lo que da, nada es más simple, no hay otra norma: nada se pierde, todo se transforma.
Quimera. Te salgo a buscar quimera. Mariposa de papel. Te pienso seguir buscando la vida entera.

Mi hijo canto conmigo, y bailo unos segundos con Drexler. Disfrutamos en forma especial este concierto, de los mejores de los que he asistido.

Gracias por la magia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.