Paseo Rosarito Ensenada 2018

El Magic 69 en el paseo de Rosarito a Ensenada, 50 millas de diversi√≥n en bicicleta. ūüėÄ

Magic69

Mi meta era hacer menos tiempo que la vez pasada, y no caminar. Y qué crees? lo logré. Fueron unos 10 minutos menos pero llegue sin un solo calambre.

El inicio del paseo empez√≥ con algunos accidentes, me toco ver 3 ensangrentados en diferentes puntos. Los primeros kil√≥metros fueron de acostumbrarme a la bicicleta, ten√≠a 4 a√Īos sin usarla.
En Cantamar hay una pendiente no muy inclinada pero si larga. Esta vez la sub√≠ sin ning√ļn problema. La vez pasada tuve que caminar algunos metros.

Pedaleando, continue sobre el asfalto admirando la belleza en azul del Pac√≠fico. Viendo personas disfrazadas, y bicicletas personalizadas. Ni√Īos, j√≥venes y adultos. Locales, nacionales y extranjeros. Escuchando m√ļsica de todo tipo. Hit the road Jack son√≥ a lo lejos y tuve que acelerar para ver quien reproduc√≠a a Ray Charles. Era una se√Īora preciosa a la que acompa√Īe algunos metros. Agradec√≠ su lista de reproducci√≥n y con una sonrisa me desped√≠, arremetiendo con los pistones recuperados.

Como en toda actividad lo difícil estaba por llegar. Un poco antes de empezar a subir la Cuesta del Tigre, sentí un calor en los muslos, espasmos, sabía lo que venía. Disminuí la velocidad a lo mínimo, y eso me ayudo, los síntomas fueron disminuyendo también. Lo que le siguió fue irme al ritmo donde mis piernas no se forzaran. En algunos tramos aceleraba, y al sentir presión, bajaba las velocidades.

Me detuve un poco a rehidratarme, recargar energías, intercambiar palabras con buenos samaritanos. Fue un momento de reconexión, la cima estaba cerca y necesitaba un estimulante natural.

Mi cerebro no me pod√≠a fallar, es quien controla todo, no se pod√≠a equivocar. Le hablaba a mis piernas como a dos amigas que nunca me han fallado, que se han divertido tanto jugando futbol, que me han llevado a tantos lugares, esta vez no ser√° la excepci√≥n. Le hablaba a mis manos, ten√≠an que atinar los cambios. Le hablaba a mi espalda, aguanta, aguanta!!! Le hablaba a mis ojos que por momentos se fijaban en el blanco de la l√≠nea del asfalto, no se nublen, no se pierdan en el sudor. La cima, fue la gloria. Me detuve, me quite la sudadera, tom√© el √ļltimo hit, me prepare mentalmente por que lo que vendr√≠a ser√≠a sentir el viento en la cara, la brisa del mar en esa zigzagueante pendiente. Indescriptible.

Hasta llegar a San Miguel, faltaban 10 millas para el final. Para entonces el dolor en el trasero ya era considerable. El calor en los muslos amenazaba otra vez. Decidí seguir la misma estrategia, velocidad al mínimo, acelerar poco a poco, y no perder la concentración. Una caída a estas alturas no debía ser parte del guión.

Lo mejor estuvo en la meta, mis padres, mi hijo y mi sobrina me esperaban, y en el momento que los ví, mi cuerpo expiró. La pierna no pudo mas, se apretó, se acabaron las fuerzas pero con el impulso pude llegar arriba de la baica. La sonrisa de mi hijo, los ojos de orgullo de mis padres, y hasta los comentarios de mi sobrina me renovaron el espíritu. Lo logré. 50 millas sin calambres, sin caminar, el lugar es lo de menos, yo me sentí un campeón, y mi hijo me lo reconocía. Al día siguiente mi otro hijo escuchó emocionado mi aventura.

Lo volver√© a hacer. Aunque por 3 d√≠as mi rodilla me recordara que el tiempo desgasta. ūüėÄ

Paseo rosarito ensenada

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.