2013, el recuento.

Al hacer el recuento descubrí un sentimiento de frustración que solo yo entiendo y que es difícil compartir, a pesar de eso son muchas cosas que celebrar y muchas otras que agradecer.

Agradezco a Dios cuidar de la familiar de mi hermano, quienes hace algunos meses sufrieron una volcadura en carretera, y salieron ilesos a pesar de que el carro quedo inservible. También a inicio de año mi sobrina cayó de un segundo piso, aunque sufrió una pequeña fractura en su cabeza sigue siendo la misma de siempre (mula como ella sola), y parece no haberle afectado en lo más mínimo.

El primer tercio del año asistí a un diplomado de creación literaria el cual cerré con un pequeño poemario impreso, que vale más por su portada que por su contenido (gracias Mode). Continué con un taller de escritura pero no logre terminarlo por los proyectos de fotografía, ya habrá tiempo para seguirle.

Asistí a dos eventos de fotografía que avivaron mi interés por ese arte, en marzo estuve en Mexicali, en el Trialis, y en septiembre fue Fotofilia aquí en Tijuana. Las presentaciones fueron hechas por algunos de los mejores fotógrafos mexicanos, la participación de un rockstar como Michael Herb y la de un tipo que admiro su trabajo, el Loko Tripper.

En mayo cambié de lugar de trabajo, dejé los tres años en Telvista para ser parte de Grupo Caliente.

En junio me sacaron la muela del juicio, en pedazos.

En septiembre fue el quinto aniversario de mi blog Locura Transitoria, inicie la remodelación de la casa dándole una pintadita que ya le hacía falta y aproveché la promoción de google (Nexus 4).

En octubre cumplí mi primer año de casado (quién lo iba a decir) y disfruté el concierto de Joaquín Sabina en el Centro Cultural Tijuana, esta vez no tuve que viajar para ver su show.

En noviembre tuve la oportunidad de conocer algo de la sierra tarahumara en Chihuahua y sus bellezas naturales. Viajar en el tren Chepe fue toda una experiencia. El parque nacional Basaseachi y las barrancas del cobre son impresionantes. También un poco del pueblo rarámuri y del imperio de los menonitas en la ciudad de Cuauhtémoc.
Recibí mi Titulo y Cédula que me acredita como Ingeniero en sistemas computacionales, después de cinco años sufriendo con matemáticas, y dos más de trámites y papeleos.

En diciembre me integré al equipo de trabajo del artista urbano Mode Orozco para llevar la documentación digital en el concurso de Arte Urbano y en el proyecto de mejoramiento de espacios públicos denominado Sueño Mexicano, que se realiza en la canalización del rio Tijuana. Todo esto con una humilde cámara Canon EOS 7D y un lente gran angular Canon 10-22mm que me consiguieron. 🙂

Durante el año crei haber leído más libros, pero en el recuento son menos: Un mundo feliz de Aldous Huxley (prometedor), Lobo estepario de Hermann Hesse (muy bueno), 50 Sombras de Grey de E.L. James (aburrido), Un comunista en calzoncillos de Claudia Piñeiro (interesante). En proceso está Cien años de soledad (de nuevo) de Gabriel García Márquez.

En deportes los Padres de San Diego dieron para disfrutar en una buena racha llegando al primer lugar unos días, el América fue Campeón y subcampeón en la liga local, los Xolos nos hicieron soñar en Libertadores, en cuartos de final fueron eliminados al fallar un penal de último minuto por el que fue el campeón. Los Chargers apenitas llegaron a playoffs, espero continuen la racha de ganados un mes más.
Con los Vipers nos repusimos de las goleadas y logramos una buena racha de ganados que nos permiten entrar a la liguilla.

Disfruté cada momento con mi bella esposa, del enano y sus grandes ocurrencias, de los brincos y travesuras de mi perro Loki. Mis padres, hermanos y compañia siempre son la paz que necesito, Laisha mi inspiración, mi fuerza.

En unas horas estaremos iniciando un nuevo año, con nuevos proyectos, nuevas promesas, cambios, y seguramente sorpresas. Mañana, es mejor.