Tú no eres un comercial en la tele

Odio los estupidos comerciales del gobierno, y me gusto lo que escribio Roberto en su columna del universal, copy-paste tal cual.

Eres un poema maldito, la cara del desaliento, un cuadro sin puestas de sol, aquella playa contaminada, ese desierto en el alma, el cinismo en una sonrisa, la mirada turbia en la madrugada, el drenaje profundo de esta ciudad que se ahoga en la mierda

Eres el político cínico, aquel senador corrupto, el presidente de los que no tienen empleo, la lideresa gorda de un partido tricolor, el abogado de aquella empresa que contamina, el licenciado sin escrúpulos, ese policía que inventa culpables y también el senador que se lleva de a cuartos con el gober precioso. Eres el estudiante fósil, la maestra amargada, el profe que le mira las piernas a sus alumnas, ese freaky de lentes que colecciona pornografía, la más furcia de tu generación, el más inútil de los graduados, el recién egresado que no encontrará trabajo, aquel profesionista resignado a seguir como taxista. Eres eso y muchas más cosas porque tú sabes que eres mexicano. ¿Felicidades? Eres mexicano y quieren hacerte creer que cumples 200 años y hay que celebrarlo. Eres un voto a cambio de una pinche torta o una despensa miserable, eres manipulable y te falta criterio para elegir a los gobernantes. Eres una credencial del IFE, un simple número para los candidatos, eres la promesa no cumplida de los que han llegado al poder. Eres más miserable que ayer, una cifra en todos los conteos, la bicicleta descompuesta en el traspatio, un bache más en la calle de tu colonia, el enésimo diablito que roba la luz en el tianguis, los tacos de 3 por 5 varos en Hidalgo o Indios Verdes, aquel vendedor ambulante con pulsera de San Judas y la señora gorda con manchas de grasa en el mandil. Eres carne de cañón a la hora de pagar impuestos, la boleta de empeño en el Monte de Piedad, ese obrero que trae roto el dedo gordo del calcetín derecho, aquella secretaria que es acosada por su jefe, la pobre señora de intendencia con un hijo alcohólico y una hija abandonada con tres chamacos, el niño moquiento que no terminará la primaria. Eres mexicano y tu presidente hace planes para derrochar dinero en grandes festejos por el Bicentenario. Eres mexicano y tu vida es tan gris como la política económica de un país que se hunde sin que nadie haga nada. Eres mexicano, quesque cumples 200 años y hay que estar orgulloso. Al menos eso dictan los comerciales que intentan “ser poéticos” en esta era catastrófica.

>>>

Eres el miedo a salir a la calle, el arma humeante de un narcotraficante, también la nota roja en los diarios o aquella narcomanta en el puente peatonal. Eres un ciudadano vulnerable que ya no sabe distinguir quiénes son los buenos y quiénes los malos. Eres fragilidad, eres tan vulnerable como puede serlo la gente de a pie que ya no está segura ni al cruzar ante el semáforo. Eres un cafre al volante de un microbús sin frenos, la ambulancia que traslada un herido grave, la cada vez más dinamitada expectativa de vida. Eres aquel jovencito al que robaron el celular, la chica que llora porque la han manoseado, el ruido insoportable de los que venden compactos en el Metro, la anciana a la que nadie cede el asiento en el pesero, esa madre que no decide si deja de pagar el agua o quedarse sin comprar el gas; eres el padre de familia cuyos insomnios son carcomidos por la angustia, el estudiante modelo que deberá dejar la escuela, y también la cajera del súper que será despedida al final de quincena. Eres el bolero que se “broncea” bajo el esmog, el pizzero que teme llegar tarde, el joven de McDonalds que nunca será empleado del mes, aquella señora que tiene empeñada hasta el alma, la cocinera de las casas ricas, la señora que lava ajeno, unas garnachas en la esquina del trabajo, el agua turbia que venden las pipas, las calles sin pavimentar, la inundación en tu colonia, ese discurso que siempre repite las mismas palabras que no convencen a nadie y también el conductor de noticias que está en la nómina del gobierno o ese delegado que “amañará” el presupuesto.

>>>

Eres el marido infiel, una noche sin caricias, esa novia que se acuesta con el mejor amigo del chico que la ama, aquella golfa que pisotea un corazón entregado, el cretino que olvida a una madre soltera, la televisión prendida hasta las dos de la madrugada, una sucesión de plegarias sin respuesta, esa canción tristísima de Joaquín Sabina, la adolescente que chatea con extraños, el solitario que hace amigos por messenger, la pobre ilusa que se enamora por internet, también la divorciada que aún espera que su ex marido sea infeliz con la otra. Eres la amante que nunca tendrá luna de miel ni boda por la iglesia. Eres parte de ese ejército de pobres que se multiplica mientras PAN Y PRD amarran sus alianzas. Eres yo, yo soy tú. Intentarán robarnos la esperanza, pero no podrán quitarnos la dignidad que nos permitirá seguir luchando en lugar de empezar los estúpidos festejos.

Roberto G. Castañeda (Manual para canallas)
http://www.eluniversal.com.mx/columnas/82728.html
04 de marzo de 2010

17 de Abril en Palacio Nacional, Joaquin Sabina

Era Octubre del 2002, en el 20 aniversario del Centro Cultural Tijuana, y Joaquin Sabina se presentaba en un concierto de 3 horas. En aquel entonces no estaba tan inmerso en ese mundo llamado Sabina, y aun asi pude disfrutar cada una de las 31 canciones que toco. Recuerdo el escenario adornado con papel periodico y velas, y el teatro a reventar. Una buena noche…

Ahora casi 8 años despues, ire por litros de vinagre y petalos de rosas al DF. Sabina se presenta con su nuevo disco Vinagre y Rosas el 17 de Abril en el Palacio Nacional (en realidad son 6 fechas hasta ahora en el DF, pero yo voy a la del sabado), y como veran estoy contando los dias y las horas.

El buen xhino se avento un buen buscando el set list de la gira, y me doy el lujo de soñar como sera el concierto…

… abriendo apetito
Tiramisú de limón (“hice un solo desafinado con las cenizas del amor”)
Viudita de Clicquot (“me compró una tormenta después de robarme el abrigo”)
Parte meteorológico (“Se anuncia entre los dos tiempo inestable”)
… las primeras tres del nuevo disco, creo que sera un inicio tranquilo, para calentar motores…

… el viaje
Medias negras (de mis favoritas, “-”¿A donde vamos rubia?”. -”A donde tú me lleves”. -Contestó…
-Le advertí. -”Con un colchón nos basta, de estufa, corazón, te tengo a tí”.)…
A la segunda copa, -¿qué hacemos con la ropa?, -preguntó…
Y yo que nunca tuve más religión que un cuerpo de mujer…”)
Aves de paso (que homenaje sres, que homenaje, para todas las que abren “su almacén de besos con sal”)
Peor para el sol (que me disculpen los Arjonitas (y Sabineros por la comparacion), pero aquí esta la muestra del nivel de creación de una buena historia: “…me lanzo a buscar…un amante discreto, que se atreva a perderme el respeto… ¿no quieres probar? vivo justo detras de la esquina, no me acuerdo si tengo marido, si me quitas con arte el vestido te invito a champan…y despues… ¿para que mas detalles? ya sabeis… copas, risas, excesos”)
… que buen viaje por los lugares prohibidos y las musas de ocasión.

… en el vaivén de un sueño
Agua pasada (poesia pura, pero me quedo con la versión declamada)
Siete crisantemos (“también en el infierno llueve sobro mojado, lo sé porque he pasado más de una noche allí.”)
Por el boulevard de los sueños rotos (“Las amarguras no son amargas cuando las canta Chavela Vargas y las escribe un tal José Alfredo”… ¿y si cantara una de Jose Alfredo?, naaaa debo estar soñando entre sueños…)
Llueve sobre mojado (“Y se acostumbra el corazón a olvidar”, ¡pero no olvides a Fito!)

… adios Joaquin, ve y descansa un poco que lo mejor viene después
Conductores suicidas (en voz de Pancho Varona: “dime que es falso que ya nunca escribes … que tu corazón no haya quien lo motive”)
Como un dolor de muelas (Mmmmm!!! Marita Barros, con sus medias negras, “como si no fuéramos cómplices del luto…del corazón.”)
Y sin embargo (“Y me envenenan los besos que voy dando”)
… y Joaquin esta de regreso

Cristales de Bohemia (“las olas me empujaban a dejarte por darte la razón”)
Una canción para la Magdalena (“las malas compañías son las mejores”)

… inicia el climax (orgasmos multiples)
Peces de ciudad (“Y cómo huir cuando no quedan islas para naufragar”)
Cerrado por derribo (“Por las arrugas de mi voz se filtra la desolación de saber que estos son los últimos versos que te escribo”)
Embustera (dicen que es la mejor del nuevo disco, me gusta pero me quedo con la Viudita, “gracias a ti he sabido que la verdad es sólo un cabo suelto de la mentira”)
Calle Melancolía (cuantas veces el numero 7 ha sido mi direccion permanente, “Como quien viaja a bordo de un barco enloquecido, que viene de la noche y va a ninguna parte, así mis pies descienden la cuesta del olvido, fatigados de tanto andar sin encontrarte”)
Contigo (todo un clasico, solo un pasito atras de A la orilla de la chimenea, que por cierto no veo en la lista, que triste)
19 días y 500 noches (a la negrita que un dia supo reir, “esta vez, yo quería quererla querer y ella no”)
Princesa (clasico que no puede faltar y que todos corearan, ja! y todavia recuerdo que alguien me dijo que era de Alejandro Sanz, que desilusion, “¿Con qué ley condenarte si somos juez y parte todos de tus andanzas?”)
Amor se llama el juego (sin palabras, “el agua apaga el fuego y al ardor los años, amor se llama el juego
en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño”)
Vinagre y rosas (“¿Por qué me sigo jugando la vida a pares o nones por fulanita de tal?”)

… el desenlace
Noches de boda (“Que el fin del mundo te pille bailando…que cada noche sea noche de bodas”)
Y nos dieron las diez (clasico de clasicos, “y desnudos al amanecer nos encontró la luna”)
La del pirata cojo (rock and roll!!! “con un poco de imaginación partiré de viaje enseguida a vivir otras vidas, a probarme otros nombres, a colarme en el traje y la piel de todos los hombres que nunca seré”)

… el cierre
Pastillas para no soñar (“en la farmacia puedes preguntar: ¿tienen pastillas para no soñar?”)

… y al final, con el telon abajo y las luces mudas, espero La canción de los buenos borrachos, como aquella vez en Octubre del 2002.