39

Pero sin prisas, que, a las misas de réquiem, nunca fui aficionado,
que, el traje de madera, que estrenaré, no está siquiera plantado,
que, el cura, que ha de darme la extremaunción, no es todavía monaguillo.

Salvavidas de hielo en Tijuana

El día sábado 18 de febrero a las 7 de la tarde estábamos mi hijo y yo haciendo fila afuera del Teatro Zaragoza en la calle 6ta del centro de la ciudad, a la espera de que abrieran las puertas para tomar nuestro lugar, al lado derecho del escenario donde tocaría Jorge Drexler en su gira Salvavidas de Hielo. El lugar se convirtió en el interior de una guitarra.

Inicio para abrir apetito.
Movimiento inicio el recital…Somos una especie en viaje, no tenemos pertenencias si no equipaje.
Río abajomiro abajo y río, de (al) verme pensar : que yo soy el agua y tu la ley de gravedad.
AbracadabrasDejamos que el tiempo pase. Buscando dar a una frase esa fuerza misteriosa.
TransoceánicaDame calma y dame vértigo, ven a llenar mis pocas hora lúcidas.
12 segundos de oscuridad. Pie detrás de pie iba tras el pulso de claridad la noche cerrada, apenas se abría, se volvía a cerrar. La favorita de mi niño por la luz que semejaba a un faro.
Estalactitas. Supe que mordería la vida entera aquel anzuelo.
Universos paralelos. Mi anhelo no está mi anhelo se fue detrás de ti, siguiéndote.
Despedir a los glaciares. El tiempo que todo lo cura, también todo lo derrite. Un llamado para cuidar nuestro mundo, los glaciares se están derritiendo. 🙁

El momento íntimo.
Asilo (Ranchera creada en Tijuana). Abre tus brazos, cierra los conmigo dentro solo unas horas y luego cuando amanezca yo pondré una cafetera.
Salvavidas de hielo. Oda a lo efímero pero que dejan una marca muy fuerte
Sea. Lo que tenga que ser, que sea y lo que no por algo será. No creo en la eternidad de las peleas ni en las recetas de la felicidad.
Deseo. Mire donde mire, te veo.
Milonga del moro judío. Perdonen que no me aliste bajo ninguna bandera, vale más cualquier quimera que un trozo de tela triste.
Pongamos que hablo de Martínez. Creo que sabes que el regalo que me hiciste, me cambió la vida entera. Canción dedicada a Joaquin Sabina.
Alto el fuego. Me asusta, tu guerra, menos que el alto el fuego en tu corazón. Zamba argentina, homenaje a Alfredo Citarrosa.

Descenlace.
Bolivia. Y el pánico era evidente. Y todo lo presagiaba: El miedo ganaba cauce, abría fauces, vociferaba. Y entonces llegó del frío, en pleno glaciar hiriente, una insólita vertiente de agua tibia: Todos decían que no, Cuando dijo que sí Bolivia.
Free falling Homenaje a Tom Petty. Cantada por el vocalista de La Loba.
Antes. Antes de irme yo debo decir: yo también pensaba que era feliz. No entiendo como podía vivir antes.
La trama y el desenlace. Mi mano en tu cintura copiando a tu mano en la cintura mia. A paso lento, como bostezando, como quien besa al barrio el hilo pisando, como quien sabe que cuenta con la tarde entera sin nada más que hacer que acariciar aceras.
Silencio. Bésame ahora antes que diga algo completamente inadecuado. No hay que desperdiciar una buena ocasión de quedarse callado.

Bailar en la cueva.
Telefonía. Te quiero. Te querré. Te quise siempre. Desde antes de saber que te quería.
Bailar en la cueva. Y bailar, bailar, bailar, bailar! Me guías tu o yo te guío? Mi cuerpo al tuyo y el tuyo al mío.
La luna de Rasqui. Yo miraba la luna de Rasquí. Tumbado en la arena blanca. Y la luna me hablaba solo a mí. La luna me hablaba solo a mí.

Despedida.
Todo se transforma. Cada uno da lo que recibe y luego recibe lo que da, nada es más simple, no hay otra norma: nada se pierde, todo se transforma.
Quimera. Te salgo a buscar quimera. Mariposa de papel. Te pienso seguir buscando la vida entera.

Mi hijo canto conmigo, y bailo unos segundos con Drexler. Disfrutamos en forma especial este concierto, de los mejores de los que he asistido.

El 51 de SD al HOF

It’s Trevor Time, y sonaron las campanas de AC/DC, Hells Bells. En su tercer año como nominado, Trevor Hoffman fue elegido para entrar al salón de la fama de béisbol. Fue uno de mis jugadores favoritos y es un gusto saber que ya forma parte de los inmortales.

Dos de los juegos que recuerdo con gusto por haber sido testigo presencial es cuando los padres ganaron el campeonato de liga de 1998. Viniendo de atrás después de una desventaja de 7 carreras, le dieron la vuelta y Hoffy cerro el juego con un ponche. El otro partido fue cuando empato el record de salvamentos (478) que tenia Lee Smith.

Hiking en Cascadas Escondidas

En la segunda caminata del año nos toco ir a las Cascadas Escondidas. Están cerca del Blvd 2000, saliendo del Rancho Casian. En esta ocasion nos toco caminar 14km aproximadamente.

Cascadas escondidas, Tijuana

Las cascadas no tenían agua por la falta de lluvia, incluso hace poco hubo incendios que consumieron arboles y matorrales. Pero las praderas y el camino de ida se veía espectacular. Nos encontramos con un par de lagunas pequeñas, y ganado.

Cascadas escondidas, Tijuana

17

No te apresures en vivir, vive cada día disfrutando desde que nace el sol, hasta que se oculta, y mientras la lune brille, ríe por tantas cosas buenas a tu alrededor.

Experimenta sin olvidar a Dios. Vuela, lo mas alto que puedas. Y ríe, nunca dejes de hacerlo.

Te amo nena.

2017, el recuento.

Vaya año. Intenso. Me toco perder, pero valió la pena.

Vendí mis martens, descubrí música nueva, lloré por un amor como nunca lo había hecho.

Con mi divorcio aprendí a disfrutar cosas que antes no disfrutaba (lavar los trastes y cocinar, por ejemplo, jaja). La soledad impuesta me ha dado noches de reflexión. Los días aunque algunas veces parecían largos me han dado luz, calor y fuerzas para seguir, que la vida sigue y no se detiene y a nadie espera. Descubrí que puedo ser buen padre, tantos besos, abrazos y apapachos de mis chaparritos me animan a esforzarme cada vez más, primero para ser mejor persona, para después merecer que me llamen papá.

Empecé un huerto en el patio de casa. Inicie mi proyecto Delirium Cactus para ayudar en la conservación del planeta. Es poco lo que hago al reciclar botellas de vidrio, pero es mi granito de arena. Hice un par de sesiones fotográficas, un centenar de fotos de mi gente y una del skyline de SD.

Dejé de jugar futbol. Un par de salidas en bicicleta, subidas al Cerro Colorado, paseos a caminar (aka hiking) y un mes en el gym han sido mis únicas actividades físicas.

Vi Thor, Justice League, Star Wars de madrugada con la mejor de las compañías.

Conocí gente nueva, me reencontré con mis compañeros de la prepa y con viejas amistades.

Pero sin duda lo mejor del año fue el día que disfrute en el parque con las personas que me hacen querer la vida y disfrutarla. Mi nena pudo conocer a sus hermanos, mi bebe la abrazo como si la conociera y el chaparro cumplió su deseo de conocer a su hermana mayor.

Gracias a papá y mamá por el apoyo, gracias a mis hijos y sobrinos por los besos, gracias a los amigos y a mis hermanos. Gracias a esa gente que cree en mi.

Cada uno da lo que recibe y luego recibe lo que da.

Este año será uno de retos. Hay tanto por hacer. Feliz 2018.